15

El post anterior lo leyeron 15 personas, en 24 horas, descontando los anuncios, yo mismo, y algún motor de búsqueda. Quizá, resumiendo, no lo haya leído nadie, logrando con ello el objetivo de este blog, que es ese juego entre irónico y nostálgico del náufrago que lanza botellas. Después de casi 14 años de fidelidad al formato blog, cabe concluir que la regularidad, aunque sea una regular muy irregular, mas regularidad de alguna manera, no garantiza nada. Quizá el sentido de este blog sea ese, recordarme mi miseria no monetaria sino exitual, para poder decir, en un futuro más rutilante: «Recuerdo cuando no me leía nadie, literalmente nadie».

Comentarios

  1. Yo te leo vía Feedly, que no cuenta como visita porque te leo ahí y no en Blogger, que es el que contabiliza. Sépalo usted, pamplonés.

    ResponderEliminar
  2. Yo leo varios post de golpe, aunque antes si lo visitaba casi a diario. Al cambiar de trabajo he cambiado la forma de leer este siempre interesantes blog.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario