Vida de opositor

Inventarse una vida nueva. Vida de opositor, lo siento, estoy opositando. Ofrecer el domingo como único día libre, paseos a Patones, La Granja y Aranjuez. O el hígado graso, posibilidad esta no descartable a este paso. O hepatitis, esa que no es contagiosa. O inventarse un hijo. Abrazar, por fin, el tiempo como un desierto de horas sólo para ti y tu ordenador.

Robert Capa


Comentarios