El vacío

Leo las primeras páginas de la última novela de Ovejero, en la que no acabo de entrar por cierto tono, voz, esfuerzo por resultar verosímil, imitar a la realidad, cuando debe ser al revés; el arte está por encima de la realidad, su lenguaje es propio. Leo en esas primeras páginas algo que subrayo mentalmente: un escritor sin empleo escribe desde el vacío. Mira quién habla, le espeta el interlocutor, si tú no haces nada más que escribir. Ya. Pero.

Comentarios