No te preocupes

Si en todo el verano no has escrito una puta línea. Está bien, incluso, que así sea. Porque el verano, decía González Ruano y vamos a creerle, es la etapa de la disociación y el otoño, el invierno, el de la asociación. Y aunque Truman Capote terminara su A sangre fría en un verano en Palamós, no conviene olvidar este asunto, como no conviene inhalar en plena exhalación, a riesgo de hiperventilarnos.

Anthony Hopkins también podría haber sido uno de los Trumans de los biopics

Comentarios