Los planes alcohólicos

Los planes alcohólicos te restan dinero, tiempo y neuronas. Merman tu hígado. No amplían tu catálogo de experiencias, o cada vez menos, porque en la práctica del levantamiento de vidrio en barra fija hace tiempo que hay unas rutinas poco sorprendentes. Charlas, te cueces un poco, quizá bailotees, igual conoces a alguien; ese margen de aventura, apertura a la aventura, le da un punto de impredecibilidad a la cosa, pero cuando uno quiere silencio tampoco busca nuevas personas, personas que hablan, sienten, proponen, exigen, dan, sí, pero también piden, juegan contigo, te sumergen a su vez en más planes alcohólicos, basta de personas, basta de planes.

Esta semana tengo programados tres planes alcohólicos: martes, viernes y sábado. Me encantaría un mes en que se abolieran, por puta ley, los planes alcohólicos. Pero sí, lo pasaremos bien.

Vivian Maier

Comentarios

  1. Infusión de Boldo. Mano de santo. Olerá toda la casa fatal, pero: mano de santo. Tu hígado te chocará esos cinco. Síp.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares