Zona de confort

El escritor necesita crearse su zona de confort, de la que escapa a ratos cuando le sale del nabo, para luego entrar, a través del teclado, en su particular guerra.

Comentarios