Martin's & Co.

Llamarse Martínez y dedicarse a la publicidad. No tener web propia durante quince años, mientras vendes a tus clientes que sí, que es muy importante, antes de la eclosión de las redes sociales, tener web. Es entonces, cuando las webs no cuentan nada, cuando Martínez, que se dedica, hemos dicho, a la publicidad, la imagen corporativa y demás aguas de cerrajas, abre la suya. Aún no tiene, eso sí, nombre comercial, lo va dejando pasar, y va tirando con un Martínez Comunicación. Necesitamos algo más fresco, más dinámico, joer, pensad algo. Reúne a su equipo para un brainstorming pero todos acaban hablando de las próximas vacaciones, y deja un folio en el corcho para que vayan apuntando nombres. Son todos cursis o pretenciosos, así que opta por una escueta y atractiva apócope de su propio apellido: Martin's. Con la ese al final que no sabe muy bien qué significa. ¿Un poco egocéntrico? Quizá. Le añade un Co. al final en homenaje a su equipo. Si es que su padre tenía razón, soy un espíritu creativo, inquieto, transgresor, piensa, mientras intenta, a duras penas, conciliar el sueño.

Otto Dix

Comentarios

Entradas populares