Poderes

Me acerco a la cocina pensando: hace tiempo —es decir, nunca— que no se me jode la lavadora y ya va tocando. Y al llegar a los dominios del electrodoméstico veo un charquito y un surco que me lleva hasta el tambor, gran palabra, donde una goma ofrece signos de desgaste. Celebro mis poderes adivinatorios aunque quizá preferiría que las lavadoras, los electrodomésticos en general (el otro día fue la caldera) no se jodieran nunca. Que fueran más poderosos que nosotros.

Cayton Heath

Comentarios

Entradas populares