Descarga

Esa indiferencia con que recibes las comunicaciones de tus contactos de Facebook, presos aún de la vanidad de hacer cosas guays para luego compartirlas y seguir, ya frisando los cuarenta, sintiéndose guays. Por supuesto que tú también quieres hacerte el guay, pero tan sólo en un par de cositas, las justas.

Descanse en paz, James Rosenquist. Cuando vi este cuadro en el Guggenheim, sentí una revelación. 

Comentarios

Entradas populares