Libros

Hay libros cuya lectura uno va dejando pasar, a pesar del interés previo. O quizá, precisamente, por exceso de interés. Porque sabe que esa lectura generará nuevas ideas, comentarios prestos de ser compartidos en redes sociales, y que ese libro no se leerá sólo como lector, sino que será leído como autor que se influencia, como crítico que podría hacer una reseña, como editor si me apuras pues todas las vocaciones a veces confluyen como si ninguna de ellas quisiera quedarse fuera de la fiesta. Así que vas postergando la lectura, pero algo dentro de ti te carcome por no hacerlo, y así va sumando uno pequeñas frustraciones cotidianas, fruto de una procrastinación supongo que vencible.

Comentarios

Entradas populares