Lapórtez y las alegrías de salón

Me comenta Sergio un posible título para las aventuras del investigador privado Lapórtez, ese personaje que siempre sale indemne, normalmente sin enterarse, mientras el mundo se derrumba a su alrededor: Lapórtez y el extraño caso de las desapariciones del Reina Sofía. No me importaría escribirlo, meterme en semejantes calderos narrativos, con la única pretensión de contar una historia más o menos divertida, ágil, con algo de enjundia psicosocial porque de lo contrario te sale un truño deprimente. 

La idea, placentera, de que el escritor tiene garantizado no su ticket to heaven pero sí al viaje inmóvil. Luego podrá viajar más o menos, pero desde el teclado se sentirá satisfecho sin moverse. Quizá sea un sucedáneo, como lo puede ser el simulador de vuelo al vuelo, pero quién dice que el propio viaje no es un sucedáneo de algo. 



Comentarios

Entradas populares