El blog como sopa en el que viertes lo que te sobró de otro plato

Decía Charles-Louis Philippe que las enfermedades son las vacaciones de los pobres. En tiempos de precariedad inherentes al oficio de plumilla en las que sin embargo sientes que no hay distinción entre el tiempo de trabajo y de ocio, unos días de cama forzosa pueden ser una bendición. La mejor oportunidad de que tu cabeza deje de ser ese tangram pulverizado y puedes disfrutar, ay, con el mero placer de ver una peli sin remordimientos de conciencia. Una gripe, quizá autoafligida, si es que esto es posible, porque te puedes automedicar pero autoenfermar ya no sé, se convierte entonces en unas maravillosas vacaciones. Y es probable que sean más plenas que la de los ricos. La victoria te deja vacío, dijo Dani Pedrosa.


Comentarios

Entradas populares