Actor viejo

Hace casi cinco años que no le llaman para hacer ningún papel. Es curioso, ahora que es viejo ya no tendría que envejecerse artificialmente, pero el teléfono no suena. Mira su cuello, apergaminado, sobre el que décadas antes pegaban una falsa piel, una catálogo de falsas arrugas, que desprendían al final de la jornada con dulce dolor. No valoraba entonces que antes de lo que pensaba la falsa piel ya no se podría despegar. 

Comentarios

Entradas populares