Vulnerables

El lobezno, el cachorro, el gatito se las apañan a los pocos días de vida. Saben, aunque torpemente, andar. Van directos a la teta. Dan mil vueltas en su autonomía a los humanos en su versión bebé. Creo que esto guarda relación con una inmadurez intrauterina incompatible con parir bebés de gran cabeza. Se acaban de cocer fuera, digamos, necesitando los cuidados durante mucho más meses que los otros animales del reino. Meses, años, décadas.

Comentarios

Entradas populares