Someone You Admire

No hay tantas, le dijo el doctor Manhattan, ajeno a la realidad, a su amigo el capitán Morgan, borracho hasta las trancas por otra parte. No, no hay tantas personas a las que admirar. Y pagó la cuenta. Y se fue a dormir la mona.

Comentarios