El acto de escribir

No deja de ser una quijotada montaraz e irresponsable, a no ser que seas un consagrado autor cuya palabra cotiza a doblón, que implica sacrificar horas del trabajo ganapán más o menos asegurado por ese castillo de naipes que es ese conjunto de páginas sin destino fijo.

Comentarios

Entradas populares