Un mensaje navideño

Dicen que sólo usamos el 10% del cerebro. A saber. ¿Cuánto usamos el corazón? ¿Cuánto ensanchamos y estiramos ese músculo a menudo apretado, arrinconado en la despensa de los afectos, junto al carrito de la compra, la maizena y los botes de conservas que no abriremos jamás? Y mi maestro me enseñó qué difícil es encontrar el alba dentro de las sombras. Un mensaje navideño bonito sería ese, tratar de buscar el alba dentro del imbrunire, como hace Battiato en sus canciones, y proyectarla sobre el otro, sobre los demás. Y que el resto nos importe mucho menos.  

Comentarios

  1. Que no falte en nuestra mesa, que salga de la despensa, que lo allí se queda se enrancia. Y las sombras merman. Salud, chin-chin
    Belén

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares