Más que señales

Si no lo decides tú, el mundo, o alguna instancia superior, se encargará de hacértelo ver. No-replies obstinados, malas respuestas, textos que quedan en el cajón, horas tiradas a la basura, tardes en la biblioteca para nada, cruzarte con el exdirector del periódico nacional al que fulminaron de modo humillante, una carta, de otro periódico nacional, que te comunica con tono funerario que en 2017 las colaboraciones, lo lamentamos, etc, se pagarán un 10% menos. Hay que ser muy masoca, un suicida en vida, un enfermo, poco menos, para seguir por esa tortuosa vía. El alivio de haberte dado cuenta, tarde, pero no tanto. Y justo entonces surgen nuevos aliados, actores que surgen justo en ese segundo acto, el más importante, de la película de uno de manera yo diría, me vas a permitir, poco menos que providencial.

Comentarios