Dos velocidades

Uno puede levantarse algo huraño, algo optimista, algo cansado, algo eufórico, algo hiperactivo, algo melancólico. Pero luego hay otro canal sentimental, digamos, mucho menos cambiante que tiene su propio ritmo y que sólo el tiempo domina. Y todo ello tiene algo de asombroso.

Comentarios