28.11.16

Magia

Cuando dejé de creer en los Reyes Magos, sentí una cierta desilusión. Sin embargo, no supuso un antes y un después en la biografía de mi felicidad. La magia siguió. ¿Por los regalos? Y algo más. Como si la invención de los Reyes Magos fuera posterior a la existencia de esa magia; un embalaje necesario para poner palabras, forma, a lo que de suyo ya estaba en el aire. Pues así, con todo. Dios estaba antes de las religiones, instrumentos, en el sentido literal, musical, a menudo torpes para expresar esa cosa inmanente que podemos llamar magia. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Instagram

Archivo del blog

Google+

Sígueme en FB

Sigue mis entradas por email

Naugrafianos

Colabora con este blog

HABANA 2009

HABANA 2009
YA A LA VENTA

Secciones

el origen de todo esto, disponible aquí.

HAZTE ESCRITOR

Lista de blogs