El Guionista

Me gusta pensar que hay alguien, en otra dimensión, que dispone todo para otro alguien, llamémosle Dios, no se aburra. Es El Guionista. El responsable de que Dios pueda seguir viendo cien canales a la vez y disfrutando de las palomitas. La opción Hillary Clinton era muy aburrida, predecible, no funcionaría en un curso de storytelling. La nueva temporada requería emociones fuertes, cosa que el negocio editorial, la comunicación, también lo agradece. A Dios le gusta leer periódicos. 

El Guionista no es amigo tampoco de los listillos. Por eso, paraliza la pulsión de lanzarse al pronóstico arriesgado. Uno podría deleitarse en el Yo ya lo dije, pero pocos lo hacen. Al Guionista le irritan los listillos. Siempre va un paso por delante y no le gusta que le pisen los talones. 

Comentarios