El escritor encantado

Está la figura del escritor, o escritora, que va desfilando por los medios en brazos de sus diversos amigos. Todos del gremio, la sacan aquí y allá, la citan en esto y aquello, y le ponen muchos megustas, en un porcentaje mayoritario por compasión. Un megusta no cuesta nada. Entonces, el escritor, o escritora, considera que vive el sueño de su vida, que es la reencarnación de Virginia Woolf, pero con mayor estabilidad mental, qué gozada, y sonríe aquí y allá, sin que nadie la saque de su encantamiento ni le recuerde su insignificancia mayúscula, o ese talento que brilla por su ausencia.

Comentarios

Entradas populares