Silencio institucional

La salud es el silencio los órganos, me recuerda un sabio. Bienvenido ese silencio. Pero luego hay otro, institucional, que en su discreción deja un aliento inquietante. Esos premios que no ganas, esas becas que no te conceden, esas propuestas que no te hacen. 

Comentarios