AdC

Entramos en una nueva era en la literatura. La del escritor amo de casa o escritores AdC. Hombres que sobreviven con estipendios limitados a resultas de sus bolos literarios, exangües derechos de autor, colaboraciones por aquí y talleritos por allá. Sus mujeres aportan la estabilidad económica, y si me apuras mental también, para que el castillito familiar no se derrumbe. Onetti trabajaba de lunes a viernes en un periódico, que le aportaba materiales como para escribir, si mal no recuerdo, relatos como 'El astillero' y escribía como un poseso los fines de semana. Los escritores de ahora se quedan en casa mientras sus mujeres trabajan. ¿Qué legado dejarán? Bolaño fue un gran AdC, pero tenía a sus espaldas toda la vorágine mexicana, que exprimió mientras pudo. Quizá Bolaño murió antes de entrar en su propia decadencia. Quizá, en términos de obra y gloria, hizo bien en morirse.

Comentarios

  1. No entiendo qué quieres decir. ¿Qué más da si el que trabaja en casa es el marido? Y, si el escritor que trabaja en casa es la parte femenina de la pareja ¿te parece mejor o peor? ¿Y su se trata de una pareja del mismo sexo?
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Molina, lo que quiero decir es que avanzamos hacia un cambio de modelo: mujeres que sacan adelante las familias mientras los maridos se quedan en casa escribiendo sus novelitas, lo cual no me parece ni bien ni mal, o no sé

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares