6.8.16

Santa Elena

La soledad de Napoleón en Santa Elena merece un poema, o un relato, una novela, incluso. Náufrago a la fuerza en una de las islas más aisladas del mundo, a principios del XIX, cuando la inexistencia del transporte aéreo hacía a las islas más islas. La isla más cercana, Tristán de Acuña, la más alejada de la Tierra, en pleno Atlántico, con la única compañía de Santa Elena a buen puñado de miles de kilómetros. Y en ese punto, el emperador que pudo haber tenido a Europa comiendo de su mano, exiliado, repudiado, desterrado, hecho isla, condenado a morir de soledad. El antirobinsón. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Instagram

Archivo del blog

Google+

Sígueme en FB

Sigue mis entradas por email

Naugrafianos

Colabora con este blog

HABANA 2009

HABANA 2009
YA A LA VENTA

Secciones

el origen de todo esto, disponible aquí.

HAZTE ESCRITOR

Lista de blogs