Mal campo mórfico

A veces llega, como esa corriente fría que te destemplaba los muslos en las hasta entonces tibias aguas del Mediterráneo. Alguien piensa mal de ti, alguien te censura, alguien te hace vudú mental, no encajas en su molde, en su puzle, y contamina tu campo mórfico para tratar de operar algún cambio en ti y, con ello, lograr su paz, arrebatándote la tuya. Luego, como la corriente del mar, se pasa y vuelve el verano.

Comentarios

Entradas populares