20.4.16

La frase

En mis inicios como actor universitario nadie confiaba en mí, tímido, algo introvertido y por lo demás inseguro, para darme un papel de relevancia, así que me relegaban a esos papelitos con tres o cuatro frases. Cuando llegaba el momento de soltarlas, no había margen para el error: era tu momento. Pero uno estaba frío, tenso, acartonado y le salía una interpretación fría, tensa, acartonada, en un bucle que podía alargarse sine die, hasta que algún director apostara por ti. Eso pasó un día y fue bastante bien. 
Con la vida pasa parecido. Si haces una entrevista, quizá te pongas nervioso. Si haces diez, no. Y así con todo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Instagram

Archivo del blog

Google+

Sígueme en FB

Sigue mis entradas por email

Naugrafianos

Colabora con este blog

HABANA 2009

HABANA 2009
YA A LA VENTA

Secciones

el origen de todo esto, disponible aquí.

HAZTE ESCRITOR

Lista de blogs