G&R

Acabo de ver, azares de internet, una actuación de Guns & Roses. De hace una semana. Sale Axl cantando, con la pata chula, sobre una butaca. Slash, tripón y sudoroso. Tocan una de mis favoritas de siempre, Stranged. Hay algo patético, sórdido, en todo ello. Pero también un pundonor. El de seguir subiéndose al escenario. Pero no sé si siempre merece la pena. Sintoniza bien, en cualquier caso, con ciertos humores recientes.

Comentarios