Ayer

Recuerdo una discusión con mi hermano; él sostenía que hoy se vive mejor que antes. Yo, como hago hasta la desesperación del interlocutor, lo ponía en duda. Escucho un podcast sobre los pueblos de colonización, en la España franquista. Habla una mujer y dice que la vida del campo era dura. Luego se fueron a Madrid. Era dura, dice, pero se pegaba el día silbando. Ahora, reconoce, no silba ya nunca.

Comentarios