19.2.16

Salud

Sí, amigos, aquel día Herbert se levantó con la pereza y morosidad habitual, pero luego salió a la calle, se tomé un café «claro», como llamó la camarera a esa bebida no muy cargada, y más tarde hizo una gestión que juzgó positiva. Por la tarde, se dio cuenta de que no sólo estaba en plena forma, sino que no le dolía nada. Ni en los huesos ni el alma. Lo apuntó en su diario, en aquel cuaderno en que anotaba los sucesos extraordinarios, mientras una leve cefalea le asomaba por el costado izquierdo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Instagram

Archivo del blog

Google+

Sígueme en FB

Sigue mis entradas por email

Naugrafianos

Colabora con este blog

HABANA 2009

HABANA 2009
YA A LA VENTA

Secciones

el origen de todo esto, disponible aquí.

HAZTE ESCRITOR

Lista de blogs