Menos o más

No sé si es mi talento o mi ambición el que se reduce. O mi vanidad. No sé tampoco si eso es bueno o malo. Lo de la ambición, lo de vanidad. ¿Y el talento? Tampoco sé si lo hubo. Constancia me queda. Tampoco sé si eso es bueno. Y esto puede parecer un lloro. Pero no. Porque es todo mentira. Incluso la penúltima frase.

Comentarios