Una hipótesis existencial (cósmica)

La idea de llevar a todos los ámbitos la tesis del Allen Carr de Dejar de fumar es fácil, si sabes cómo. Y renunciar, poco a poco, a todo aquello que considerábamos un placer cuando en realidad era una forma de esclavitud. Así, Dejar de viajar es fácil, si sabes cómo o Dejar de ir a restaurantes es fácil, si sabes cómo. Y su aclamada Dejar de ir de compras es fácil, si sabes cómo a la que siguió su no menos celebrada Dejar el sexo es fácil, si sabes cómo, que culminó con su triunfal Dejar internet es fácil, si sabes cómo. Para llegar después a la insuperable traca final de Dejar a las mujeres es fácil, si sabes cómo al que siguió Dejar la vanidad es fácil, si sabes cómo.

Un aniquilamiento progresivo de esos monstruitos del que habla Allen Carr, alimentados por las distintas nicotinas de la vida. Entiendo que el modelo de vida más cercano a esa propuesta sería la de un Charles de Foucauld, el amigo del desierto, del que habla Pablo d'Ors en El olvido de sí, libro que no trata de ser una manual de religiosidad, sino una guía, una propuesta, un camino, lo dice en algún momento, de felicidad. La felicidad a ultranza.

Comentarios