Una cierta inconsciencia

El olvido de sí. Ante uno y ante los demás. Hablar sin pensar en lo que se habla, sólo hablarlo, olvidándose del acto del habla. Escuchar del mismo modo, olvidándote del otro, abandonando cualquier tentativa de análisis, de mirada al entorno. De juicio. Ir al núcleo. El resto es adolescencia, provincianismo. El verdadero cosmopolita, aunque no haya salido de su pueblo, tiene esa cierta inconsciencia, entrenada, cultivada. Y se está más a gusto a su lado. Qué difícil, no obstante.

Comentarios

Entradas populares