Reducción del campo de batalla

Buscar el camino más difícil. Renunciar al uso de ese poder. De ese don recibido sin quizá merecerlo, como la fuerza, dicen, es una virtud innoble puesto que nace de la debilidad del otro. Quizá haya algo de eso en la renuencia a batallar sin recurrir a ese poder. Como un respeto al contendiente. Como un deseo de ganar con las mismas armas. Pero quizá sólo se ganan batallitas inanes a ese ritmo en un momento en que se exigen gestas mayores y haya que hacer acopio de arsenales más efectivos. Sobre todo cuando peligra la propia misión.

Comentarios