Hombre feliz

Algún día seré un hombre feliz. Y, como Silvio en su Pequeña serenata diurna, pediré perdón a los muertos de mi felicidad. Y también a los vivos. Aquellos a que los que, involuntariamente, pude haber hecho daño o menguado su felicidad para lograr la mía.

Comentarios

Entradas populares