Rol

Cuando uno va, y a gusto, de espectador y de pronto nota que su papel, natural ya, es el de actor, y por no querer molestar, robar protagonismo, salir de esa zona de confort en la que se había instalado, quizá a su pesar, pues va y no hace nada, cuando debería haberlo hecho, porque hay alineaciones de circunstancias que, ay, no se repetirán nunca, entonces solo queda la frustración por no haberlo hecho y la asunción de que, eso, está más para hacer que para ver, lo cual tiene algo de vertiginoso y estimulante, a la par que acojona. La próxima vez, aunque será distinta, grrrrrrr, vas y lo haces. Cojón.

Comentarios

  1. Pero qué ha pasado, qué hiciste/ no hiciste.
    Aquí falta información, menuda intriga.

    ResponderEliminar
  2. Lo siento, este náuGrafo no contesta cuando escribe para nadie.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares