Robito

Pillar a una niña cogiendo algo que no es suyo y el debate interno de reprenderle por el gesto. Al no ser tu hija ni existir tampoco un vínculo fuerte, la condena y puesta en evidencia de su mala acción podría resultarle más traumática que el éxito de su infantil hurto. Claro que esas acciones hay que condenarlas, pero ¿cómo hacerlo sin resultar violento? Al final tiro por la vía del medio y le pregunto que qué tiene en la mano, descaradamente oculta en su bolsillito, con esa torpeza de los niños que al esconder algo lo hacen más visible. Una mano, me contesta, mintiendo con esa pureza en la mentira que sólo tienen los niños. Me consuela pensar que sabía que yo sabía algo, y que he estado cerca de descubrirla, pero que no lo he hecho, a saber por qué, y creo que he hecho lo mejor. 

Comentarios

Entradas populares