Refugio

Por muy duro que haya sido el día, incluso en un campo de concentración, siempre hay un rato de descanso, un hundirse en el refugio, unas horas de sueño en las que entregarse a la placidez más absoluta; perogrullada esta en la que me gusta reparar antes de perder la conciencia.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares