Más sobre la digestión cultural

Creo que estoy teniendo un flechazo digamos intelectual, pero sobre todo humano, con Roland Barthes, uno de esos autores que uno ha leído referenciado por gente a la que respeta y de los que sabe que caerá tarde o temprano, y qué bien cuando hacerlo no decepciona sino al contrario. Tengo que leer más a franceses. Y menos a sudamericanos. Por afinidad sentimental, más que nada. Por lecturas pendientes, muy también. 

Liga este libro con la idea apuntada ayer por aquí: la necesidad de digestión del contenido cultural. El cine no te da esa tregua, de ahí mis colapsos mentales, hasta el punto de quedarme dormido en títulos consagrados del séptimo arte, sin remordimiento de conciencia alguno (bueno, alguno sí). Me pasó en buena parta de 'La gran belleza'. El cine es una cinta charlatana que, si bien te guía y señala, te presenta un universo en su infinidad de detalle; la literatura acota, elige más, y el ritmo lo pones tú. El cine, y sus vástagos rubicundos las series, como tortura cultural. Y aquí la cita, extraída del muy subrayable 'Roland Barthes por Roland Barthes'.

"Resistencia ante el cine: el significante mismo es siempre en él, por naturaleza, liso, sea cual fuere la retórica de los planos; es, sin remisión, un 'continuum' de imágenes; la película (bien llamada: es una piel sin aberturas) 'sigue', como una cinta charlatana: imposibilidad estatutaria del fragmento, del haiku".


Comentarios

Entradas populares