Más allá de la escucha

Habla el protagonista de 'El amigo del desierto', la recomendable novela de Pablo D'Ors, de una conferencia que escuchó con vivísimo interés sobre el estrambótico cristiano Charles de Foucauld. La charla, de por sí atractiva para el escuchante, vino aderezada con unas larguísimas pausas que el avezado conferenciante soltaba cada cinco o seis frases. Esto me hizo pensar en la de charlas y lecciones que hemos escuchado y que a la salida apenas no solo no recordamos sino que ni siquiera seríamos capaces de resumir en tres ideas ante el espejo. 

La oratoria como un sistema fracasado necesitado de una profunda reforma que pasara por procedimientos como ese: la gran pausa que permita que el oyente mastique, digiera y asimile el contenido de tal idea para luego poder alojar a la siguiente. La idea, tan tonta como espeluznante, de que sin ese pequeño detalle no hay charla, conferencia, ponencia, sesión TED que valga. 

Comentarios

Publicar un comentario