Vocación

El 12 de noviembre de 1851, un joven de 23 años llamado Lev Tolstói escribía estas líneas a su tía, desde un pueblo del Cáucaso: 
¿Se acuerda, mi bienamada tía, de que hace mucho tiempo me aconsejó que escribiera novelas? Pues bien, estoy siguiendo su consejo y las ocupaciones de las que le hablo son literarias. No sé si lo que escribo se publicará alguna vez, pero es un trabajo que me entretiene y en el que he perseverado desde hace demasiado tiempo como para abandonarlo".

Lev Tolstói, Correspondencia, Acantilado, 2008

Comentarios