Despensa

Pensaba en la aparición de una desgracia que viene para quedarse, un impedimento, una insuficiencia respiratoria, una putada física que marca un antes y un después y te limita el futuro. Asumir que uno no podrá, digamos, bailar más. Volverse entonces al pasado y paladear todos aquellos días felices como un bien que ahora cobra todo su sentido; a sabiendas de que la memoria es selectiva, y que con el paso del tiempo solo se recordará lo bueno, mereció entonces la pena haber pasado también por lo malo, camuflado ahora por la memoria, pero que también existió aunque quede feo traerlo a un primer plano.

Comentarios