Sartre

Eres un mal negocio, me dijo un día una mujer con la que tuve algo. No se refería a mis magras finanzas, sino a la propensión al vuelo ligero de los Géminis, dando por buena esa cosa supercheril, que la daremos, porque luego, y con el tiempo, sí me he ido reconociendo en ese amor a la vida de bird on wire. Me levanto pensando en Sartre y en sus constantes juegos de faldas y en cómo, en un pacto con su mujer que no sabría decir si fue simétrico y justo, aprobaron la entrada de nuevas faldas y pantalones en ese matrimonio de muchos que fue el suyo. Quizá yo necesite un pacto similar. Busco en Wikipedia la fecha de nacimiento del filósofo, con la certeza de que encontraré un dato que ya presiento, y en efecto: 21 de junio.

Comentarios