Guerra espiritual

Como guerrero espiritual que soy me voy quitando vanidades. Las tengo, pero quiero que sean las justas. Ganar el Nobel y poco más. Me preocupa, sin embargo, que mi camino de madurez interior me quite ganas de escribir esto y lo otro. Pero es una preocupación menor y sé que el mundo, o al menos esas veinte personas que me siguen, agradecerán ese mi viaje a lo esencial.

Comentarios

Entradas populares