El futuro

Dice ese pesimista que fue Leopardi que la felicidad tiene mucho que ver con la jugosa creencia de que el porvenir será aún mejor que un presente ya de por sí agradable. Y que eso lo sintió por última vez a los 16 o 17 años, siendo un estudiante algo soñador. Me reconozco en ese estudiante, pero a diferencia del poeta italiano yo sí he vuelto a sentir eso. Es más, pienso ahora que quizá, sin saberlo, a resultas de una latente maquinaria de la felicidad, quizá haya ido dosificando mi felicidad para que todo sea un de menos a más. Y que hubiera rechazado accesos a felicidades que otros abrazaron con ansiosa celeridad, asegurándome así esa máxima leopardiana de colocarse siempre ante un futuro que nos vaya deparando un mañana que sea siempre mejor al de ayer. 

Comentarios