Sin darte cuenta

Ese cansancio que solo noto cuando algo en mi salud se quiebre; entonces me dijo: tengo que descansar. Como si uno no tomara en consideración el trabajo, y lo minusvalorara, siendo como es trabajo, ocupación de la mente, tensión de la espalda, no esparcimiento, estar en guardia. Todo suma como suman los cuentakilómetros de un coche. También lo bueno; tantas lecturas, tantas horas dedicadas a esa cruzada silenciosa y sin público del escribir, que quizá se vayan traduciendo en unas horas de vuelo de sabiduría con la que no contábamos y que un día, como reverso de esa enfermedad que a veces aflora para exigir nuestro descanso, también se revelara del modo más hermoso posible. 

Comentarios