No saber

Esto lo escribo para nadie, pero hay otros escritos, uno en concreto, que escribo no sé por qué ni para quién. No sé qué haré con él cuando alcance un volumen considerable, si interesaría a alguien, si se publicaría, si es literatura o qué. No sé qué es ni para qué lo hago, pero lo hago y me siento mejor. Sobre todo si se derrama alguna que otra lágrima sobre el teclado que me demuestra que, por alguna razón, era necesario hacerlo y que todavía no me he convertido en un monstruo.

Comentarios