Amateur

Leo en una entrevista a Alberto Olmos y no cuelgo el enlace porque esto no lo lee nadie que la literatura o es amateur o no merece la pena. Una de esaas citas que quizá el propio autor desdiga a la mañana siguiente, o en otra entrevista, en que confiese que si escribe es porque existe la remota posibilidad de dar un pelotazo y vivir sin dar un palo al agua, es decir, escribiendo dos horas al día y el resto contemplando, tomando vermús y viendo exposiciones, que es lo que hace Patrick Modiano, o hacía antes de ser Nobel, y a lo que aspiro yo también, y hago, también, solo que con la inquietud de no tener millones de euros en el bolsillo. 

Escribo ahora algo fuera de plan, fuera de estrategia, algo también Para nadie, y no me refiero a estas virutas, sino a un texto que, de ser leído y editado, quizá lo fuera tras mi muerte, en plan texto inédito que interesa a cuatro almas y que una editorial cordobesa, digamos, saca como una pequeña perla que sube el nivel de su pretencioso y huero cataloguillo. Tiene algo, ese escrito que nadie leerá jamás, de Palais de Justice, de Valente, un librito que me pareció fronterizo con lo tostón, pero que ocultaba una voz, una lírica, un posicionamiento ante los hechos, que me gustó. 

Y lo escribo porque me gusta hacerlo, con ese placer del amateur que busca el deleite en el juego literario, y no otra cosa. 

Comentarios

Entradas populares