2.4.15

La casa encendida

Nuestro salón en el centro de Pamplona tenía algo de faro festivo. Si lo veían con luz, la gente llamaba. A veces, incluso apagábamos las luces para que eso no ocurriera. Era una luz que nos comunicaba con el mundo, una pista de nuestra existencia, una invitación a la vida. Y a la bebida.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Instagram

Archivo del blog

Google+

Sígueme en FB

Sigue mis entradas por email

Naugrafianos

Colabora con este blog

HABANA 2009

HABANA 2009
YA A LA VENTA

Secciones

el origen de todo esto, disponible aquí.

HAZTE ESCRITOR

Lista de blogs