Por qué escribir

En mi aún breve vida de escritor, y escritor es alguien que escribe y yo llevo haciéndolo casi sin pausa desde hace trece años, me han preguntado un par de veces que por qué escribo. Nunca he contestado bien. El otro día, en una charla, lo volvieron a hacer y salí otra vez con eso de Flannery O' Connor de que lo hago porque noto que no se me da del todo mal, cosa que, aparte de poco precisa, tiene un tufillo vanidoso que me disgusta. 

Me quedé rumiando la respuesta, quizá sin ser consciente, y hoy ha brotado así de pronto. Escribo porque es la única cosa que, una vez hecha, me deja la sensación del deber cumplido. La única actividad que, exceptuando el sexo con amor, me aporta la sensación de «esta y no otra cosa es la que tenía que haber hecho», con la consiguiente satisfacción posterior.

También he pensado en la vocación, que tiene algo de patente de corso, de salvoconducto entregado por los dioses, para hacer lo que crees que debes hacer, ya se caiga el mundo alrededor, sin sentirte mal por ello.

Comentarios

  1. Corto, sincero y profundo. Bravo!

    ResponderEliminar
  2. Y por qué no escribir? Te dirían en mi facultad.

    ResponderEliminar
  3. Quizás sea mejor no hallar una respuesta concreta a esa pregunta, de tal suerte que estemos toda la vida escribiendo para intentar encontrarla. Que no decaiga nunca el ánimo Eduardo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares